0
Lima . El presidente de la República del Perú, Ollanta Humala, llegó a Casa Grande y encontró un problema crítico en la ciudad: la inseguridad ciudadana.
Pues, horas antes, una balacera en un bar dejó un adolescente muerto y otros cuatro heridos, cuyas edades oscilan entre 13 y 17 años.
“Entiendo que ayer ha habido un acto criminal. Estos sicarios, en muchos casos, son adolescentes”, expresó el mandatario.
En ese contexto, el alcalde del distrito le pidió modificar las leyes que consideran inimputables a menores de edad. El jefe de Estado dijo que es posible revisar el código, pero también pidió el compromiso de los padres de familia para cuidar a sus hijos.
“Si tenemos a nuestros hijos cuatro horas al día viendo programas chatarra, viendo programas morbosos, bueno les estamos llenando de basura a nuestros adolescentes en vez de estar haciendo deporte o leyendo”, señaló el presidente peruano.


Publicar un comentario

 
Top